Nuestra historia

La Heladería Ferrara comenzó su andadura en Zaragoza el 15 de junio de 1996. Su apertura significó un broche de oro a la formación heladera de su fundador Carmelo Ortiz, cuya relación con el mundo del helado artesano se inició cuando era muy joven.

Para conocer su origen hay que remontarse en los años sesenta, cuando Carmelo empezó a trabajar con una afamada familia heladera del Véneto, donde se fue formando y descubriendo los secretos de la elaboración artesana del helado italiano.
 
En 1978, se trasladó a Madrid y continuó su formación durante una década, ampliando sus conocimientos en la Heladería Gino Fuoli.

En 1987, inició un proyecto en la Costa del Sol, permaneciendo allí durante 9 años. El gran éxito obtenido le permitió regresar a Zaragoza en 1996 para inaugurar, con gran ilusión, la Heladería Italiana Ferrara, donde se estableció definitivamente.

La autoexigencia del maestro heladero Carmelo Ortiz por estar siempre en la vanguardia del arte del helado, le impulsa a visitar las ferias internacionales más importantes de Europa:
Longarone y Rímini en Italia, Dusseldorf en Alemania y Madrid en España, ofreciendo a los clientes las últimas novedades y tendencias que, combinada con la experiencia adquirida a través de los años, consigue una gran calidad en sus productos, haciendo que esta conocida heladería sea la preferida de muchos zaragozanos y una visita obligada para todos los turistas que vienen a disfrutar de la ciudad.

Elaboración diaria 100% natural

La pasión por nuestro trabajo es lo que nos mueve, día a día, a buscar y seleccionar los mejores ingredientes y materias primas que existen en el mercado para ofrecer un helado artesano de altísima calidad.
En Heladería Ferrara queremos endulzar la vida de nuestros clientes preservando su bienestar, utilizando ingredientes 100% naturales, sin colorantes ni conservantes.
Todos nuestros productos son elaborados diariamente en nuestro obrador de forma artesanal, garantizando la máxima frescura y el sabor más auténtico que caracterizan todos nuestros helados y consiguiendo un perfecto equilibrio de todos los ingredientes.
Continuamente nos reinventamos perfeccionando los procesos tradicionales y aportando nuevas ideas y sabores. Nuestros helados son fieles a los procesos e ingredientes que llevan siglos creándose en Italia.

Un día en Ferrara